Domingo 2 Febrero


De nuevo de Puigdemont, otra vuelta de tornillo, y es que Carles es muy pillo cuando llega la ocasión. Y así, de la corrupción o de cualquier tropelía como el paro, la sangría en cultura e igualdad - por no hablar de sanidad- se olvida la mayoría.

Que el pobre sea más pobre, que el rico sea más rico, que alguien se lleve un buen pico metido dentro de un sobre; que el pensionista no cobre lo que cobrar debería, que la mujer, cada día, tenga menos protección, que triunfe la ambición, la burda trapacería.

¿Qué más nos da? Lo importante es defender la bandera, la patria, la primavera y al político bergante que gobierna, tan campante, diciendo no saber nada. ¿Qué está aún peor pagada la mujer? Mejor en esto no meterse, que es molesto para mi mente cansada.

Hablemos sí, del marrón en que esos catalanes, cual molestos ganapanes, malmeten con su región. Que esto de la corrupción, de la miseria y el paro, no importa cuando está claro que quieren romper España. Y es que a mí nadie me engaña ni con el cava más caro.

Diga que sí, presidente. O mejor, no diga nada, que con su boca callada es mucho más convincente para engañara a la gente con su presunta “prudencia”, mientras tiene a su intendencia saltándose la justicia, porque no hay mejor noticia que esta de la independencia.

Porque, a ver: la sanidad, la educación, las pensiones, las pésimas condiciones del empleo o la igualdad; que se diga la verdad sobre la gran corrupción de su gobierno, es cuestión baladí, cosa de rojos que miran con malos ojos, tan “admirable” gestión.

Pongamos ojo avizor, que si esto acaba, presumo que otra cortina de humo levantarán, sin pudor, pues “cuanto peor mejor” , y, quien ha estado robando, se irá a la chita callando. Y solo serán noticia el no cumpleaños de Alicia y Blancanieves bailando.

¡Salud y República!

Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2016 Algani Editorial