Los disfraces de este gobierno

Dada ya la salida a los Carnavales, vamos a relajarnos un poco (no demasiado) Aquí les dejo con los disfraces de este gobierno de Rajoy que tanto nos quiere (¿fastidiar?)

Ya empiezan los Carnavales y Rajoy, con su comparsa, organiza una gran farsa para disfrazar sus males. Y es que le crecen chacales, como a un circo los enanos: Correas, Bárcenas, manos ligeras y con bigote, corrompen, con estrambote , como bandidos serranos.

Mas, ni en lo de disfrazarse el PP es original. Se disfraza pronto y mal, y en eso de maquillarse, aunque suelen esmerarse, se les ve pronto el plumero, como cuando una Escudero, ante un Correa confeso, dice confiar en el preso por ser un cocacolero.

Y ahí van: Cospedal, soldado, Bañez de pía rociera, Soraya va de bandera, Zoido, de buirtre leonado. De Guindos, de jubilado con una pensión privada, como aconsejó su aliada Villalobos que, en pantera convertida, y algo hortera, se luce de grada en grada.

De Zorro va Catalá -me refiero al “justiciero”-. Méndez Vigo de rapero y Dastis de Marajá de Achilipú. Y aquí está Montoro, de doña Urraca, con una tremenda saca de dinero de los pobres, porque el de ricos va en sobres a bancos de toma y daca.

¿Y Montserrat? De enfermera, que para eso la sanidad, si decimos la verdad, por la cola es la primera.. Tejerina es la repera vestida de chapapote. De la Serna, de rebote, va vestido de autopista de peaje. En esta lista todo es puro minigote.

¿Y el pueblo? Lo tiene crudo, con esto de la censura de la gente pía y pura que pena hasta un estornudo. Así que, a no ser voludo. Para no pasar calvarios, pidan, con misa y rosarios, permiso a las cofradías de Cristos y de Marías y de colectivos varios.

Que esto de la transgresión, cada vez lo creen menos esos que se dicen buenos, de misa y de comunión, mas, de la Constitución toman lo que les conviene, y al pueblo que los mantiene aprietan bien la cintura, que ser rico es fermosura y no hay pobre que lo apene.

Pues bien, seamos tozudos, disfracémonos de todo lo que queramos, de modo que esos pijos concienzudos se queden como felpudos y que el gobierno en cuestión, que siembra la confusión, sepa que aún nos quedan garras para cortar las amarras con o sin su bendición.

¡Salud y República!

Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2016 Algani Editorial